El efecto de los electrónicos en los niños

Vanessa González RicoClínica, Destacados0 Comments

Se ha vuelto natural al pasar de los años encontrar por lo menos una televisión o juego electrónico en cada hogar, destinado al disfrute y entretenimiento de los más pequeños de la casa. Los niños de la actualidad pueden pasar de 4 a 6 horas diarias frente a la televisión, computadoras y juegos electrónicos, lo que representa una gran parte de su día, cabe resaltar que muchos de estas horas no son supervisadas por sus padres o adultos responsables, por lo que los niños juegan o ven lo que ellos mismos deciden, sin hablar del impacto emocional que estás causan en la vida psicológica de nuestros pequeños, llevándolos a su vez a una pérdida de contacto con la realidad natural de nuestro propio mundo,  es decir que la influencia que reciben nuestros hijos es más de personajes de ficción e irreales que de personas reales.
      Por lo que escribo este artículo como una señal de alerta para todos aquellos que tienen niños en casa, desde recién nacidos hasta adolescentes. Intentando mostrar las consecuencias negativas que puede tener en el desarrollo biopsicosocial de los mismos. Debido a que tantas horas de consumo de televisión, computadora o videojuegos diarios podrían volverlos incapaces de usar su intelecto, de desarrollar su creatividad, de ser espontáneos, de ser creativos, de ser libres. Esto originado entre otras razones por la cantidad de campañas publicitarias expuestas o proyectadas a través de la televisión o el computador llevando a la formación de hábitos conductuales que no son los que precisamente queremos transmitir.
      A lo largo de los años se han hecho investigaciones en las cuales se ha llegado a la conclusión general que los científicos y estudiosos encuentran una relación entre la agresión televisada y la agresión que ven los niños en la televisión y la conducta agresiva posterior, lo cual plantea la hipótesis de que aquellos que ven muchas horas de televisión deben ser más agresivos que aquellos que no ven televisión, por lo que se ven afectados aspectos cognoscitivos y afectivos en los niños.  También se ha demostrado que tienden a adoptar hábitos nocivos para su salud psicoemocional y problemas en el rendimiento en las escuelas. Bandura demuestra en sus estudios que los niños que ven violencia en la televisión o en la computadora se comportan de manera más agresiva en la vida real, en otra investigación realizada a los niños se les presentaba películas violentas y luego eran observados inmediatamente en su conducta posterior, aquellos que habían visto las películas eran mucho más agresivos en sus juegos que aquellos niños a quienes se les había mostrado películas no violentas. Incluso en algunos casos los niños hacían mímicas de los actos agresivos observados, como, por ejemplo: pegar, boxear, gritar o pretender disparar una pistola.

Hace poco haciendo unos cuentos de creatividad con una paciente pude identificar que la niña veía películas y series relacionadas con zombies, posteriormente sus historias y cuentos tenían que ver con el mismo tema planteado, por lo que se podría confirmar que los niños modelan e imitan no solo la agresión que actúan los personajes de la televisión sino también la agresión artificial que se ve en las comiquitas originando entonces en los niños un aumento de la tolerancia hacia los actos agresivos y antisociales.
         Por otro lado entonces, te sugiero que promuevas en tu hogar la estabilidad y la sana convivencia, en la medida en que tu hogar es más estable y el comportamiento de tus hijos es reforzado regularmente estos van a responder menos a la influencia de un programa ocasional de televisión o computadora con contenido agresivo.
         Es conveniente también, explicarle a un niño que imita o habla de un acto agresivo que ha visto en los medios de comunicación por qué esas acciones son malas, el potencial dañino que traen y las consecuencias desagradables que éstas le pueden acarrear.
         Es por esto que te recomiendo que la supervisión y el control de los padres aumente en la medida en que en que sea posible, debido a que mientras haya intervención durante los programas que ven los niños, estos podrían mitigar los efectos negativos y estimular los efectos positivos de determinado programa o juegos.
         Es importante denotar que la televisión puede ser positiva si tiene un uso adecuado en el que se estimula el enriquecimiento de la personalidad de los niños, es por esto que es responsabilidad totalmente de los padres o adultos responsables hacer un esfuerzo por implantar en sus hijos una disciplina con respecto al horario en el que ve televisión, la cantidad de horas y los programas de televisión.
         Se recomienda que luego de ver estos programas o jugar algunos video juegos violentos, el contenido de los mismos sean conversados posteriormente con los niños, es importante también enseñarles a nuestros niños el autocontrol para encender y apagar el TV con el fin de ver únicamente el programa que se decidió previamente, Además sólo permitir el uso de televisión y otros medios audiovisuales de una a dos horas al día como máximo. El contenido debe ser de calidad y, por tanto, se debe controlar lo que están viendo los niños y los adolescentes. Elegir los programas de contenido informativo y educativo. Como padres deben animarles a practicar actividades como la lectura, el deporte o los hobbies, conversar, jugar, leer y pasar tiempo de calidad con ellos, que estimulen el desarrollo cerebral a nivel biológico y el desarrollo emocional a nivel psicológico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *