¿Inteligencia y emociones en una sola frase?

Vanessa González RicoDestacados, Educación, Motivación, Reflexiones0 Comments

    Alguna vez leí una frase que decía: “los argumentos más convincentes se dirigen tanto a la cabeza como al corazón”, y me hace reflexionar acerca del vínculo que puede existir entre la razón (la lógica), lo concreto y quizás más tangible, con las emociones, que podemos definir como estados afectivos, siendo reacciones subjetivas ante eventos específicos. Lo que llamamos “Inteligencia Emocional” Se trata entonces de la creación de una estrecha conexión entre lo que siento y lo que pienso. Es tener la capacidad de verme identificando de manera objetiva mi relación conmigo misma y con el entorno para que sea más adecuada y sana.
    Es entonces que te invito a desarrollar en ti, la capacidad de sentir, entender y aplicar eficazmente el poder y la agudeza de las emociones como fuente de energía humana. Para esto es importante desarrollar ciertas habilidades para ser más inteligente a nivel emocional. Entre las cuales mencionaré algunas a continuación:
1) Conciencia de sí mismo
    La toma de conciencia y expresión de las propias emociones es la capacidad de reconocer, concientizarse y darse cuenta de la emoción o sentimiento en el mismo momento en que aparece. Para esto es necesario estar atentos a los estados internos y a nuestras reacciones en sus distintas formas (pensamiento, respuesta a nivel corporal y por último la conducta que se está manifestando de forma más evidente) relacionándolas con los estímulos que las provocan. La comprensión se ve facilitada o inhibida por la propia actitud y valoración de la emoción, es importante no juzgar o rechazar lo que sentimos. Entonces, ¿Qué puedes hacer para desarrollar la conciencia de ti mismo?
2) Autorregulación
    Es la capacidad que tenemos de controlar las emociones, de tranquilizarse uno mismo, de desprenderse de la ansiedad, la tristeza y la irritabilidad exageradas. No se trata de reprimirlas sino de buscar su propio equilibrio, pues cada una de las emociones y sensaciones  tiene su función y utilidad. Es por esto que se puede controlar el tiempo que dura una emoción, no tanto así la situación en que nos veremos sumergidos, debido a que no se encuentra en nuestras manos. La misma habilidad se adquiere como resultado de las relaciones interpersonales en las que estemos inmersos. ¿Y tú, has practicado la auto regulación en medio de las circunstancias que te rodean?
3) Motivación
    Es un requisito importante para la consecución de sueños, deseos, metas y tareas. Es el impulsador interno o externo y se relaciona con una amplia gama de conceptos psicológicos que usamos habitualmente tales como: control de impulsos, inhibición de pensamientos negativos, nivel de expectativas y autoestima. La motivación parece ser una de las habilidades psicológicas más importantes y relevantes. La capacidad de motivarse a uno mismo se pone especialmente a prueba cuando surgen las situaciones que no podemos controlar, las dificultades, el cansancio, el fracaso; es el momento perfecto en que mantener el pensamiento de que las cosas irán bien, puede significar el éxito o el abandono y el fracaso. Dado lo comentado anteriormente me gustaría que reflexionaras acerca de lo siguiente, ¿Cuáles son tus motivaciones y tus impulsadores para el logro de tus metas?
4) Empatía
    Por último, tenemos la empatía, que es la capacidad de captar y entender los estados emocionales de los demás y reaccionar de forma apropiada socialmente, poniéndonos en los zapatos de la otra persona. Con una relación basada en el respeto y la comunicación asertiva (inteligente, calmada, orientada al entendimiento de las partes) y empática. Si no estoy siendo empático con las personas de mi entorno, ¿Cómo puedo generar cambios que mejoren la calidad de mis relaciones interpersonales?

    Desarrollando las habilidades adecuadas en el ámbito emocional, podemos lograr un mejor nivel de comunicación con nuestro entorno, disfrutar de mayor bienestar en nuestra vida, y generar un ambiente propicio para poder relacionarnos de la mejor manera con las personas que nos rodean. Cuántos malos entendidos y situaciones  negativas podemos evitarnos si nos comprometemos a desarrollar nuestra inteligencia emocional.
Referencia
Daniel Goleman. La inteligencia emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *