Parejas abiertas: algunas respuestas (ultima parte)

Jose Daniel AguilarClínica, Parejas0 Comments

¿Hay diferencias entres las parejas abiertas y las no abiertas o exclusivas?
    Esta pregunta es peligrosa, porque puede conducir una discusión sobre qué tipo de pareja es mejor y esto a su vez abrir las interrogantes hacia qué tipo de pareja es más sana y cual mas enferma. Creo que esto no tiene que ver con el objetivo de esta publicación el cual es mostrar, nuevas ideas y nuevas formas de vínculo entre personas que quizás van a acudir a nuestras consultas en mayor frecuencia cada día.
    Salvando este señalamiento tiendo a pensar que si hay diferencias entre parejas abiertas y exclusivas más allá del hecho de su nomenclatura y conducta sexual; voy a intentar nombrar algunas diferencias que he visto.
    Las parejas exclusivas (o no abiertas): Tienden a ser más selectivos en los vínculos que establecen, esto no quiere decir que dichos vínculos sean más o menos estables en comparación con las otras parejas; en muchos casos presentan menor facilidad para expresar sus necesidades afectivas, económicas y sexuales; se ven sometidas a menor cantidad de frustración y estrés al asumir que su pareja les es fiel, esto conlleva a que hay presencia de celos que son oscilantes en intensidad pero he visto que hay mayor dificultad en el manejo de la rivalidad con otros individuos que atenten contra el vinculo.
    Las parejas abiertas: Tienden a discriminar menos con quien establecen vínculos afectivos y sexuales, presentan mayor facilidad para expresar sus necesidades sexuales y económicas no así las necesidades afectivas; pueden estar sometidas a mayor cantidad de frustración cuando tienen que tolerar que uno de la pareja tenga deseos explícitos diferentes a los propios.
    No me queda claro si la apertura sexual debilita con el tiempo el lazo afectivo y económico en la pareja. Creo que esto es un tema, al igual que los otros que he señalado, que solo puede ser aclarados con adecuada investigación longitudinal y retrospectiva quizás en  5, 10, 15 o más de 20 años de experiencias con este tipo de parejas con la intención de comprender sin hacer juicio la realidad, cualidades, vivencias y fortalezas de este tipo de relaciones.
     Creo que la experiencia clínica de la que yo dispongo, y por lo que he investigado, de la disponemos los psicólogos en este tema es muy poca hasta el momento para poder aventurarnos a establecer una posición tajante y taxativa respecto a este tema. Además parece que la censura moral esta siempre dispuesta a ofrecer un prejuicio deformador antes de empezar a comprender la realidad sin tabúes de este tipo de parejas.
    Como lo dije cuando empecé a plantear el tema, mi experiencia se limita solo a cuatro casos, entonces las conclusiones a las que puedo llegar también son limitadas, quizás cuando dispongamos de mayor información podamos llegar a otras conclusiones.
“Cuando un hombre encuentra a su pareja, comienza la sociedad”.
Emerson (1803-1882) Poeta y pensador estadounidense.
    Solo el tiempo dirá, con los caminos y reveces que pueda tomar la sociedad, como son y serán vistas este tipo de parejas, al igual que los homosexuales, transexuales y la prostitución de ahora en adelante. Desde este punto es difícil establecer un vaticinio sobre lo que se espera. La experiencia nos ha demostrado que la realidad es mucho más de lo que nosotros esperamos.
“Por eso no seremos nunca la pareja perfecta, la tarjeta postal, si no somos capaces de aceptar que sólo en la aritmética el dos nace del uno más el uno”.
Julio Cortazar. (1914-1984).
Lo que acá expreso son ideas mías que espero sean sometidas a críticas y verificación. Agradezco sus comentarios.
Referencias:
Bleichmar H. (1976). Introducción al estudio de las perversiones. B.A. Argentina.Domingo Carmen (2003). Cada oveja con su pareja. Barcelona. España.
American Association for Marriage and Family Therapy.
Garriga J. (2) El buen amor en la pareja.
Lander Romulo (1992). Las perversiones en la practiva psicoanalítica. Caracas. Venezuela.
Moreno, Valeria (2013). . Walter Riso (2005). La fidelidad es mucho más que amor. B.A. Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *