¿Profesión o vocación?: la historia de "Harry el sucio"

Claudia MolinaDestacados, Educación0 Comments

   A veces nos toca aprender lecciones cuando llevamos algún camino recorrido, parece que las metas o prioridades que algunos años atrás habíamos creado se transforman en pasos vacíos en el presente, pero supongo que de eso se trata la vida; evolucionamos, crecemos y por ende cambiamos de perspectivas e incluso de sueños, todo con el fin de seguir siendo felices.
      Entre historias de amor y familia, una de las partes fundamentales de la felicidad depende directamente de lo que hacemos o elegimos hacer, partiendo de mi concepto de felicidad claro está. Para mí, tiene que ver más con experiencias que con posesiones, más de placeres, disfrutes y sonrisas que de títulos o materiales.
Hace algún tiempo me topé con una historia real, tan llena de todo eso que parecía sacada de esos folletos motivacionales que estoy segura todos en algún momento hemos visto.
      Se trata de la historia de Alfredo, un hombre tan real como tú o como yo, que luego de haber tomado otras decisiones en su vida, se dio cuenta que algo faltaba. Tal vez lo describa más sencillo de lo que fue, pero su historia y su decisión son sin duda inspiradoras para todos quienes apostamos a la felicidad.
      Hace algunos años, en un trayecto rutinario al trabajo, Alfredo decidió retomar sus viejos gustos por el dibujo, atrapado en una vida laboral que no lo satisfacía, además algunas responsabilidades familiares, decidió dejar fluir sus manos, aunque sea en esos 24 minutos, pero haciendo lo que en realidad siempre le había gustado: ilustrar.

     Con su talento innato y algunas otras ideas, hoy se ha convertido en un ícono de la ilustración, no solo en España sino en otros países, por la extensión que ha tenido su trabajo y podemos ubicarlo como “Dirty Harry”. Gracias a esos 24 minutos, ahora crea conceptos artísticos, expresa emociones y pensamientos alguna vez silenciados, enseña a otros su forma de ilustrar y todo eso amando lo que hace.
      Lo curioso y más resaltante de esta historia, es que no ha renunciado a su vida laboral ordinaria ni mucho menos a sus responsabilidades familiares (las que atesora un montón) sino que tuvo la valentía de combinar lo que verdaderamente ama sin dejar de lado su seguridad económica, aunque lo más probable es que en algunos años ambas cosas puedan significar lo mismo.
      El miedo puede detenernos ante cualquier talento, la rutina puede ahogar nuestra creatividad y la desesperanza puede destrozar cualquier espíritu; si en cambio pudiéramos darle sentido a nuestra vocación, acomodar un poco nuestras prioridades y darnos cuenta que más saludables son un par de carcajadas que un par de títulos o monedas, apostaríamos con mayor frecuencia a buscar un oficio que nos llene más el alma; no pretendo decir que dejemos el bolsillo vacío, pretendo plantearles la idea de permitirnos ser felices sin ahogarnos en una rutina vacía, de no usar como excusas las responsabilidades para alejarnos de nuestros sueños, de no renunciar a lo que disfrutamos hacer, sino todo lo contrario, de construir oportunidades, de atrevernos y de arriesgarnos.

     Dirty Harry nace de la vocación puesta en libertad, del verdadero gusto, la pasión innata, por supuesto el don y definitivamente de la decisión. Alfredo dice: “dibujo a dibujo fui encontrando la satisfacción del acto en si… esos minutos de cada día para hacer lo que me apasiona… emocionalmente me siento más estable porque dibujar es algo que llena mi faceta artística y creativa… necesitaba sentirme vivo creativamente”
   Hacer lo que disfrutamos puede transformar nuestra vida, no solo emocional, pues puede darnos fortalezas para sobrellevar situaciones dolorosas, sino ser influencia para quienes nos rodean, haciendo lo que amamos o amando lo que hacemos, tendremos más energía y motivación que no solo vivimos por dentro sino seremos capaces de proyectarlo. 
    Dirty Harry ilustra por pasión, imparte talleres de lettering vía online, tiene una tienda donde plasma todos sus trabajos, además de unas redes que te sacan sonrisas todos los días. Conoce todo sobre ello por dirtyharry.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *