TOC, TOC. Cinco preguntas y respuestas sobre el Trastorno Obsesivo Compulsivo.

Jose Daniel AguilarClínica, Destacados, Educación0 Comments

En la actualidad, hay muchos trastornos mentales que pasan a ser de dominio público; esto quiere decir, que públicamente, algunos términos se empiezan a usar para hacer referencia a una diversidad de contenidos. Las obsesiones y compulsiones son una de ellas.

¿Cuántas veces no hemos escuchado de alguien decir: “estas obsesionada con ese hombre”, “él se lava quiere dinero compulsivamente” o “toma alcohol compulsivamente”?

Sin embargo cuando vamos a las definiciones reales del trastorno obsesivo compulsivo, a veces no tiene mucho que ver con lo que estamos describiendo.

Para aclarar dudas, a continuación presentamos “cinco  preguntas y respuestas” sobre el trastorno obsesivo compulsivo.

1. ¿Qué es el trastorno Obsesivo compulsivo?

Es una enfermedad mental que se caracteriza por la presencia de Obsesiones (que son ideas, pensamientos, imágenes o impulsos, que la persona reconoce como intrusivos, que no son provocados voluntariamente, los cuales causan ansiedad o malestar), y a raíz de estas obsesiones las personas desarrollan Compulsiones (que son comportamientos o actos mentales que tienen la intensión de aliviar el malestar causado por las obsesiones).

Estas obsesiones y compulsiones tienden a ser graves porque conllevan un deterioro en la vida de la persona, ya sea porque la persona que las padece invierte mucho tiempo en prevenir o aliviar el malestar que generan y/o porque las limita en desarrollar una vida “normal”.

Además de esto, es importante es que la persona reconozca que las obsesiones o compulsiones son “irracionales” (es decir, que reconozcan que se preocupan más de la cuenta por algo que no deberían generar mucho malestar).

Por otro lado, estos síntomas no deben ser producto de una enfermedad médica u otra enfermedad mental, como esquizofrenia por ejemplo.

2. ¿Puede llegar a ser peligrosa una persona con Trastorno Obsesivo Compulsivo?

No. Puede llegar a ser peligrosa solo si la ansiedad que causan las obsesiones o compulsiones es tan intensa que la persona quisiera intentar contra su vida para aliviarlas.

3. ¿Es posible prevenir el Trastorno Obsesivo Compulsivo? ¿Cómo?

No, como no se tienen muy claras las causas, no se sabe cuándo va a surgir un TOC y por tanto no se puede prevenir, lo que sí se puede hacer es atender los síntomas lo más rápido posible para evitar que la persona sufra mucho y que se genere un daño muy significativo en la vida de esa persona.

4. ¿Cuándo es necesario contactar a un profesional?

Siempre que haya un deterioro de la vida, cuando la persona gaste mucho tiempo en la resolución de las obsesiones y compulsiones y cuando el malestar sea tan grande que la persona quiera acabar con su propia vida. Este último caso es el más extremo pero es el más importante.

5. ¿Existen tratamientos para controlar el Trastorno Obsesivo Compulsivo?

Sí. Actualmente la mejor opción es una mezcla de tratamiento psicofarmacologico, como ansiolíticos y antidepresivos o antipsicóticos en casos muy graves, en combinación con psicoterapia cognitivo-conductual de tercera generación o psicodinámica y terapia ocupacional.

En la actualidad también se están tratando otro tipo de intervenciones como la psicocirugía, que es una operación directa en el cerebro, para tratar de “cortar” (microscópicamente) el circuito cerebral que se cree genera las obsesiones, por otro lado, también está la implantación de electrodos que a manera de “marcapaso” regulan las áreas del cerebro que se ven afectadas por la enfermedad. Pero estas últimas opciones son aun experimentales.

Es importante reconocer que esta es una enfermedad crónica, con periodos de mejoría de la sintomatología. Es poco común que se presenten remisiones espontaneas, pero no todo es malo, la mayoría de las personas responden muy bien a los múltiples tratamientos y pueden llevar una vida sana y satisfactoria.

Cuando conocemos más sobre la enfermedad, se puede atender más rápido en la aparición de los primero síntomas; de esta forma se puede evitar un deterioro y mucho sufrimiento para el paciente.

Conociendo mejor sobre este tema, evitamos malos entendido y empezamos a usar los términos y conceptos de forma adecuada, así cuando algunas personas nos digan: “esto es una obsesión”, nos podemos plantar firmemente y reconocer que quizás no lo sea, sino que es una preocupación intensa pero pasajera.


Referencias:

  1. American Psychiatric Association. Diagnostic and statistical manual of mental disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing. 2013.
  2. National Institute of Mental Health. Obsessive-compulsive disorder. Updated January 2016. www.nimh.nih.gov/health/topics/obsessive-compulsive-disorder-ocd/index.shtml. Accessed March 9, 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *